Las siglas BPA se refieren al bisfenol A, una substancia química que se utiliza en capas protectoras para evitar la oxidación, la corrosión y la contaminación en latas de comida y bebida. En los envases de comida y bebida deben seguirse unas estrictas normas en cuanto a los materiales y otros elementos químicos, por lo que es sumamente importante conocer y evitar los listados de productos que pueden causar cáncer, efectos en el embarazo o en los órganos reproductores.

 

El agua que bebemos cada día también requiere un cuidado especial: debe estar libre de substancias que perjudiquen nuestra salud. En Agua NEA entendemos que eliminar nuestro consumo de plástico también pasa por dar una respuesta al cliente en su más completo sentido, y es por eso que decidimos eliminar esta substancia de los envases de Agua NEA.

 

Hace un año, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea publicó una sentencia en la que expresaba una “extrema preocupación” por esta substancia tóxica y sus efectos en el cuerpo humano. Ya en el año 2016 la Comisión Europea había declarado el bisfenol A como una substancia tóxica para nuestros órganos reproductores.

 

De esta forma, y garantizando el bienestar de nuestros consumidores, las latas en las que se envasa Agua NEA están libres de BPA, sin renunciar a todas las garantías que ofrecen otras alternativas, creando así un envase respetuoso con el medio ambiente y con los seres humanos. Conservamos todo el sabor, la pureza y el alma del agua que nos mueve, y lo hacemos de una forma controlada y con todas las garantías.