A menudo nos hacen la pregunta de por qué es mejor el aluminio que el plástico.

Bien, como envase para el consumo de absolutamente cualquier cosa, lo “mejor” siempre será utilizar envases que podamos reutilzar, es decir, nuestro propio vaso, o botella. Independientemente del material del que estén hechos, unos de los mayores problemas sociales que vivimos es la falta de conciencia de consumo, y por lo tanto, el sobreconsumo.

Dicho esto, en determinadas ocasiones o lugares, existe la necesidad de tener un envase “on the go”. Y sí, en estas ocasiones, es mejor el aluminio que el plástico. ¿Sabéis por que?

Reciclaje. Tratamiento de residuos

El aluminio es rentable de reciclar. Se separa del resto de residuos con un simple imán.

Además, pese a ser uno de los elementos naturales más abundantes en la tierra, el aluminio es un elemento muy costoso de producir (extraer de la bauxita), por lo tanto, su reciclaje, es muy rentable.

El plástico dado la cantidad en escala a la que se produce, resulta tan barato de fabricarlo de nuevo, que es incluso mas rentable producir nuevo que simplemente recoger el viejo. No hablemos de reciclar.

Además el plástico se degrada en su proceso de reciclaje, va perdiendo propiedades, y cualidades. El aluminio puede reciclarse infinitas veces, sin perder propiedades. De una lata de aluminio, se puede producir otra lata, infinitas veces., por eso decimos que es: #infinitamentereciclable

Impacto medioambiental.

Ninguno queremos que ningún envase acabe degradándose en un basurero, o en el fondo del mar, pero si sucediera:

  • El aluminio se oxida, se va convirtiendo en polvo de partículas con la incidencia de los elementos naturales.
  • El plástico se fotodegrada, es decir, con la incidencia de la luz solar se divide en partículas cada vez más pequeñas., conocidas como microplásticos, los cuales son ingeridos por la vida marina, los seres humanos, y ahora desde hace poco, también se ha descubierto que los respiramos

Y tú? Sigues consumiendo plástico?