Los corales, son unas increíbles criaturas, únicas en el universo, ya que son una mezcla de animal, planta, y roca.

Si, correcto, una mezcla de los 3 elementos. Animal, por que se alimentan con pequeños pólipos que salen de su interior a comer plancton. Planta, por que hacen la fotosíntesis transformando el Co2 en oxígeno y captando la energía necesaria para transformar los nutrientes ingeridos por los pólipos en (y aquí viene la número 3) un esqueleto de roca!

Los corales,que también son rocas, van creando poco a poco, a medida que van creciendo una estructura de roca caliza, que forma su esqueleto, y que puede llegar a formar inmensas, islas, arrecifes en incluso atolones!

Lugares como Maldivas, o Polinesia, han sido formados por los esqueletos de corales durante cientos de miles de años!

Esa arena blanca casi transparente y cristalina de las playas paradisiacas…. correcto! son “huesos” de coral…

Los corales, para crecer de forma correcta, (recuerda que pueden crecer durante miles de años) necesitan una base sólida a la que estar adheridos, una roca. En ocasiones, por las inclemencias del tiempo, grandes tormentas, oleajes, o por el impacto del ser humano, pequeños trozos de coral se desprenden y quedan flotando a la deriva, agotando su últimos momentos de vida.

Nosotros, de la mano de la fundación Coralive, y con un experto equipo de biólogos marinos, recogemos estos trozos de coral que han quedado a la deriva, y les damos una nueva vida, son los llamados “corals of opportunity”.

Primero, los sanamos en enfermerías (estructuras a menor profundidad donde se dan las condiciones óptimas para que los corales se sanen), y después, los trasplantamos a grandes estructuras a una profundidad adecuada, haciendo que tengan una buena base para poder crecer durante miles de años!

Así es como podemos llegar a crear estructuras que albergan miles de corales, y que se conviertan en cobijo para miles de especies marinas. 1 km cuadrado de arrecife de coral, produce más de 35 toneladas de peces al año!