1 año más, emitiendo menos Carbono.




Desde que comenzamos nuestra aventura en 2019 hasta la actualidad, siempre hemos tenido una premisa clara.



"Que nuestra huella sea siempre menor que nuestro impacto positivo."

Por eso desde nuestro primer día decidimos comprometernos a reducir y compensar la huella de carbono de todas y cada una de nuestras latas, desde su origen, hasta cada uno de nuestros clientes.


¿Qué es una huella de carbono?


Es un indicador ambiental, que permite medir la totalidad de gases de efecto invernadero emitidos por una persona, una empresa, un negocio o una organización. Todos nosotros, todos los días, emitimos gases de efecto invernadero como consecuencia de las actividades que llevamos a cabo, la vida que vivimos y los productos que consumimos.

Saber cuánto es nuestra huella de carbono es el primer paso para poder reducirla, minimizando así el impacto medioambiental que tenemos, y contribuyendo a la preservación del planeta.

En NEA, no sólo contamos con la certificación de Carbon Neutral, sino que constantemente trabajamos para seguir reduciéndola.


¿Y cómo lo hacemos?


Para ser Carbon Neutral, analizamos el ciclo de vida completo del producto, desde su origen en la fábrica de aluminio, contemplando todos los procesos que conlleva su tratado y su transporte, pasando por nuestro manantial y servido a cada uno de nuestros clientes en España, Chile o Costa Rica. Incluso, contemplamos el coste energético de tener una lata enfriando en la nevera durante 2 semanas.


Pero la huella no es solo eso. También hay que contemplar todas las operaciones que realizamos para hacer este sueño posible, así como viajes de empleados, oficinas. consumos de las mismas e insumos.


Este proceso es desafiante, largo y complejo. Pero también es sumamente relevante. Calcular nuestra huella de carbono nos permite conocer el impacto de nuestro producto antes, durante y después de su uso. Y contar con esa información, nos ayuda a seguir mejorando y desarrollando Agua NEA desde un enfoque que proteja el medioambiente y forme parte de la acción climática y los ODS. Asumimos este compromiso desde nuestro lanzamiento. Es por eso que, año tras año, nos ocupamos de calcular cuántos gases de efecto invernadero emitimos y trabajar para reducirlos. Y así es como:

  • En tan solo nuestro primer año (2019-2020), disminuimos nuestra huella de carbono un 37%.

  • Desde el 2019 hasta la actualidad, nuestro producto redujo 240 gr. por unidad su cantidad de carbono.

Y como siempre vamos a por más, nuestro objetivo para el 2024 es que cada lata de Agua NEA baje a 160 gr. su cantidad de carbono emitida de origen a destino final, y reduzca su porcentaje un 11,11% más.

Mientras tanto, seguimos dedicando nuestros recursos a la restauración de arrecifes de corales en todo el mundo, que pese a no ser grandes transformadores de carbono, tienen un papel crucial en el equilibrio de los ecosistemas marinos, Ya hemos sembrado más de 1.500 corales en Costa Rica y actualmente ya estamos apoyando otro proyecto en el Mar Mediterráneo. Los corales son los bosques del mar, ya que son uno de los ecosistemas que generan mayor biodiversidad en el planeta.

Seguimos sumando, corales.

Restando, carbono.

logo_nea.png