5 Estrategias innovadoras para reducir el consumo de plástico.



A pesar de que el plástico es uno de los materiales más útiles que existen por sus múltiples funcionalidades, ¿sabías que una simple botella de plástico puede tardar hasta mil años en descomponerse?


Esto sin duda alguna representa un serio problema para la conservación de nuestro planeta, y es que según los pronósticos de la Unión Europea, si no cambiamos nuestros hábitos de consumo para el 2050 podría haber más basura que peces en nuestros océanos.



Afortunadamente, desde hace algunos años, los problemas producidos por la contaminación de los plásticos han estado en la mira de todos y por eso hoy te enseñamos 5 estrategias innovadoras que puedes implementar para reducir el consumo de este material, tanto en tu lugar de trabajo como en tu hogar.



1. Despídete de tu sartén de teflón


Aunque desde hace algunos años se ha difundido que las sartenes de teflón son malas para la salud al contener sustancias perfluoroalquiladas y que son potencialmente cancerígenas (cosa que ya se ha venido regulando), en el caso de su impacto medioambiental el asunto es diferentes y existe un enemigo casi invisible que sí tiene un gran impacto: los microplásticos.



Si realmente deseas reducir el consumo de plástico debes evitar el uso de este tipo de sartenes ya que el teflón es uno de los principales contribuyentes a la generación de microplásticos, descomponiéndose en piezas de menos de cinco milímetros y filtrándose por medio del sistema de alcantarillado hacia nuestros océanos y vías fluviales.🍳



2. Evita las microesferas


¿Alguna vez has escuchado sobre las microesferas?


Pues bien, también llamadas microbeads, son partículas diminutas de plástico que se utilizan en productos de aseo personal como exfoliantes, pasta de dientes, geles de baño entre otros productos o en otros tan comunes como los chicles, productos industriales de limpieza, fibras textiles sintéticas y llantas.



Las llamadas microbeads forman parte del tipo más grande de microplásticos (piezas de plástico de menos de cinco milímetros), y son casi del tamaño de un grano de arroz.


Estas microesferas pueden contener polietileno, polipropileno, tereftalato de polietileno y metacrilato de polimetilo, también llamado nylon. 🧼


Además, se filtran fácilmente por el drenaje convirtiéndose así en parte de los cerca de ocho millones de toneladas de plástico que entran en los océanos del mundo al año.


Pese a que estas micropiezas solo representan un pequeño porcentaje de esos plásticos, hoy en día existe una creciente preocupación por su presencia en océanos, lagos y ríos.


Un informe reciente realizado por el Comité de Auditoría Medioambiental de la Cámara de los Comunes en el Reino Unido mostró que en una sola ducha con un gel de baño se pueden desechar hasta 100.000 microesferas.


Te recomendamos revisar las etiquetas de los productos que consumes regularmente como shampoo, detergentes e incluso maquillaje para asegurarte de que estén libres de estos microplásticos.



3. Busca alternativas de decoración


Cuando pensamos en celebraciones importantes como cumpleaños, fiestas, san valentin y demás eventos, es inevitable pensar en decoraciones hermosas compuestas principalmente por globos, serpentinas de plástico brillante, cintas y listones. 🎈


¿Pero te has parado a pensar cuánto contaminan estos eventos? La respuesta es simple: contamina muchísimo más de lo que crees, pues millones de personas al día en todo el mundo celebran diferentes eventos utilizando estos elementos.


De este modo, una celebración de unas cuantas horas puede representar para el planeta siglos enteros de daños y contaminación, pues solamente un globo de poliuretano puede tardar hasta 450 años en descomponerse.


Podrías pensar en optar por otro tipo de globos. Sin embargo, independientemente de su material, el 81% de los globos terminan en el mar, contaminando nuestras fuentes hídricas y afectando gravemente la fauna y flora marina.


Por supuesto que no queremos que tus celebraciones se vean aburridas pero también estamos seguros, de que podrás encontrar otras alternativas al uso de plásticos.🥳



4. Dile adiós a los plásticos de un solo uso.


Aunque España cuenta con cerca de 20 normativas diseñadas para ayudar al medioambiente, aún existen vacíos legales que impiden la reducción del consumo de plásticos de un solo uso.


Este tipo de utensilios resultan altamente nocivos para nuestro planeta pues tardan literalmente centenares de años en descomponerse. Estos son algunos de los tiempos estimados en los que tardan en desaparecer algunos de ellos:


  • Pajita: 100 años

  • Bolsa de plástico: 400 años

  • Cepillo de dientes: 500 años

  • Cubiertos:400 años

  • Vasos de plástico: 100 años


Como consumidores tenemos el poder de cambiar nuestros hábitos y por consecuencia, que las empresas mejoren la elaboración de determinados productos. Es nuestra responsabilidad está lograr que las industrias reduzcan al máximo el uso de plástico en sus productos.


Por otra parte, puedes optar por comprar alternativas más ecológicas como pajitas de metal, llevar tus propios cubiertos al trabajo o cambiarte de un cepillo de dientes convencional a uno de bambú, cuyo proceso de producción es mucho más sostenible. 🍴


También puedes usar champú en barra, cambiarte a maquinillas de afeitar convencionales en vez de utilizar las desechables y comprar productos envasados en metal o vidrio.



5. Las bolsas de tela serán tu mejores amigas


De acuerdo con ONU Medio Ambiente, 1 millón de bolsas de plástico se utilizan cada minuto mientras que una sola bolsa de plástico puede tardar unos 1.000 años en degradarse.


Puedes tener varias bolsas reutilizables en tu hogar, coche u oficina, y las puedes adquirir en diferentes tamaños dependiendo de la necesidad y propósito de la misma. 🛍️


Cada vez que vayas de compras, haz uso de tus bolsas reutilizables. De esta manera estarás ayudando a acortar el ciclo de producción y uso de bolsas de plástico.


No obstante, no uses cualquier tipo de bolsa reutilizable. Evita usar aquellas que están compuestas mayoritariamente por nylon o poliéster, ya que estos también son plástico, y como viste en el párrafo anterior, pueden producir microplásticos!


En su lugar, opta por usar bolsas que estén compuestas de algodón o telas orgánicas.


La reducción del uso del plástico es un tema que en definitiva nos concierne a todos, y quizá la mejor estrategia que podríamos utilizar es la concienciación acerca de sus impactos negativos para nuestro ambiente.


Cada uno de nosotros podemos generar impactos positivos por medio de las estrategias que hoy hemos planteado, pero eso no es todo ¿qué estrategias innovadoras se te ocurren a ti para reducir el uso de plástico?



Déjanos saber en un comentario. 😎

logo_nea.png