top of page

Agua en caja vs agua en lata de aluminio: ¿Cuál es más sostenible?

En la búsqueda por reemplazar las botellas de plástico, se ha recurrido a envases y materiales que existían hace décadas...

¿Pero sabemos cuál es mejor para el medio ambiente?




Empecemos con la "caja", también conocida como brick.

En 1950, un ingeniero sueco llamado Rubén Rausing creó un invento que revolucionó el mercado de los envases, su objetivo era transportar leche sin que se derramara una gota.

Luego, en 1963, nació Tetra Pak, la compañía que introdujo el Tetra Brik y que volvió a Ruben un multimillonario y lo puso de manifiesto como lo que era: el genio que consiguió crear un envase totalmente aséptico y fácil de transportar formado por:

  • 2 capas de plástico

  • 1 capa de aluminio,

  • 1 capa de cartón (procedente de celulosa virgen),

  • 2 capas de plástico polietileno.

Desde su aparición en el mercado, los bricks han sido los envases líderes en productos como la leche y el zumo.

Incluso llegó el punto en el que, en 2008, Tetra Pak produjo más de 141 mil millones de envases, es decir, más de 21 envases al año por persona que habita el planeta.

Ahora también se lo conoce como "caja", pero sigue siendo el mismo brick de 9 capas (entre ellas plástico). Y se lo plantea como una alternativa sostenible, eco friendly, ecológica y miles de etcéteras para reemplazar las botellas de plástico, ya que se lo considera "reciclable".

Pero he aquí el eje de la cuestión: ¿como de reciclable es el tetrabrick o la caja?


Un estudio recién publicado por Eunomia Research & Consulting, encargado por la red de entidades ecologistas Zero Waste Europe, revela que el porcentaje estimado de reciclaje real de briks en el Estado español apenas es del 21,5%.

Parte del problema es la cantidad de capas que tiene un envase de agua mineral en caja o brick, ya que al ser 9 capas de diferentes materiales, separarlas resulta muy costoso y en la mayoría de los países se opta por no reciclarlos.



Las latas de aluminio


El aluminio procede de uno de los elementos naturales más abundantes del Planeta Tierra, la bauxita. Y ha estado presente en nuestras vidas durante siglos, porque es resistente, maleable, ligero, polivalente. Se usa para fabricar piezas de avión, ventanas, bicicletas, envases o embalajes.


Dado que es un metal puro, nunca se degrada en su proceso de reciclaje, y por tanto, es un elemento que a pesar de los usos que pueda tener, nunca pierde valor. En otras palabras, el aluminio es 100% e infinitamente reciclable. Es caro de extraer y de producir, en comparación al plástico y sus derivados, pero de cada pieza o lata de aluminio se produce otra, infinitas veces. Por lo tanto, es muy rentable de reciclar.

Y al ser un proceso tan sencillo, porque no hay que separar capas ni clasificar materiales, reciclar las latas de aluminio es más económico que el resto de los envases, ya que con un simple imán, se puede separar del resto de deshechos.


En pocas palabras:

Sí, el agua mineral en lata de aluminio es infinitamente más sostenible que el agua mineral en caja o brick.

Si quieres incorporar un agua mineral sostenible y que cree un impacto positivo en tu negocio, ponte en contacto con nosotros, que además de ofrecerte agua mineral en latas de aluminio, te ofrecemos la posibilidad de sembrar corales y proponerle a tus clientes ser parte de un proyecto medioambiental único.


logo_nea.png
bottom of page