Nea, el alma del océano


Cualquiera persona que se para a mirar la inmensidad del Océano, sabe que hay una energía especial en él. Algo mágico que nos hipnotiza y relaja de forma inconsciente e impredictible.



Nea, es su alma, su voz.



Un alma dulce y noble, que emana con un mensaje de amor y de protección.


Un mensaje que nos alerta de que el Océano, y la vida que en él habita desde hace cientos de millones de años, desde que nosotros estamos aquí, se ha visto reducida y devastada como nunca antes.



Un mensaje de alarma, que nos ayude a despertar.


A despertar ese amor innato, etéreo y universal. Ese amor que nos hace cuidar lo que más amamos en nuestras vidas. Ese amor que nos hace proteger ese tesoro divino al que tenemos acceso solo por el mero hecho de caminar por ese precioso planeta.



Ese tesoro que nos alimenta, nos cuida, y nos protege. Ese tesoro que nos da oxígeno, agua y vida. Que llena de inspiración nuestras almas; de juventud nuestros corazones; de risa y aventura, nuestras infancia.


Nea, nace para crear conciencia. Para despertar esa chispa dentro de nuestros corazones,


que es capaz de mover montañas, cambiar costumbres y transformar realidades.



Nea, nace desde ese amor primario por el Océano, para devolverle al mundo la misma conexión y vida, que el Océano nos brinda.


logo_nea.png