Sanar a través del océano.

Hace aproximadamente 6 meses, recibimos una de los llamadas telefónicos más inspiradoras de la historia de NEA: Francisco Folch.

Hoy, os presentamos, su historia. Sanar a través del Océano.

Francisco es un psicólogo y psicoterapeuta de Valdivia (Chile) que se dedica a trabajar con personas en etapa terminal.


Durante 15 años, le dedicó su vida a ayudar a muchos hombres y mujeres en la última etapa de sus vidas.

Hasta que su vida cambió para siempre.


Debido a la dureza de su trabajo, Francisco se enfermó y tuvo un infarto de miocardio, producto del estrés con el que vivía día a tras día.


Esto hizo que su visión del mundo cambiase.

Poco a poco, Francisco comenzó a tomar conciencia de la manera en que se veía a él mismo, y la manera en la que estaba viviendo su vida, y las cosas importantes que estaba dejando fuera de ella, como cuidar su salud, y disfrutar más de las maravillas de la naturaleza.

Así fue como Francisco abrió los ojos, y decidió cambiar por completo su manera de vivir.

Empezó a prestar más atención y dedicar tiempo y energía a entender la sanación propia y del resto de personas, como un conjunto. Y a unir este conjunto, con pasar tiempo conectado al Océano.

Descubrió que el mar lograba tranquilizarlo y relajarlo, y eso lo llevó a intentar entender como el océano generaba en él una sensación tan especial: la de sentirse protegido y sano.


Gracias a su nuevo estilo de vida, Francisco llegó a NEA.

Tras indagar lo que hacía nuestra empresa y el trabajo que llevábamos adelante con los corales, nos llamó.

Después de una larga conversación en la que nos contó su trayectoria de vida y su intención de realizar un documental sobre las capacidades sanadoras del mar, decidimos invitarlo a vivir una Coral Experience en Costa Rica para que pudiera explorar su conexión con el Océano un paso más allá: Restaurando corales junto a nosotros.


Así fue como llegó a las costas de Sámara con todas sus cámaras de vídeo, listo para documentar la restauración y plantación de corales que realizamos.


Junto a él, pudimos emprender otro viaje de aventuras y aprendizajes, en donde descubrimos que la conexión con el Océano y el trabajo en conjunto para protegerlo y restaurarlo tiene una capacidad sanadora más allá de las fronteras que somos capaces de concebir.



Con Francisco, coincidimos en muchas cosas.

No solo en el amor que compartimos por el Océano, sino en la visión de que de alguna forma, nuestros Océanos tienen la capacidad de sanarnos.

Sobreviviendo a un infarto, o ayudando a una persona a vivir un poco más feliz los últimos días de su vida, compartir tiempo de conexión en el Océano conlleva una sensación de felicidad y bienestar, que aún hoy en día muchos científicos siguen tratando de explicar.


¿Queréis conocer más sobre Francisco? Puedes contactarlo aquí. Y si queréis saber más sobre cuándo serán nuestros próximos Coral Experience, te invitamos a estar en contacto por aquí.

logo_nea.png