tu propia botella

Muchas veces nos preguntan si somos la solución al plástico.

No. La verdad es que no.

Tampoco el plástico, cómo tal es un problema.

El problema es la forma en que nos hemos acostumbrado a consumirlo.

El plástico, es uno de los mejores inventos del siglo XXI. Gracias a su creación, industrias como la del transporte, o la medicina, han podido dar un salto cualitativo enorme, y hoy en día, pequeños elementos fabricados en plástico, salvan millones de vidas en todo el mundo, cada día.

Sin embargo, quizás por comodidad, o quizás por pereza, nos hemos acostumbrado a utilizar elementos de plástico de un solo uso en nuestra vida diaria, para acciones o para cubrir necesidades, que apenas duran unos minutos.

Podemos usar vasos, botellas o pajitas, durante unos minutos, sin darnos cuenta de que esos elementos, tardan en desaparecer cientos, e incluso miles de años. Esa botella que compraste y te bebiste en 2 minutos, estará más tiempo en el planeta, que tus nietos y que los nietos que tengan tus nietos.

Por eso, la verdadera solución al problema del plástico, es el no consumo. Si tienes la oportunidad de tener tu propia botella, o de consumir agua de una fuente inagotable, esa es la solución real. El consumo responsable. Evita lo innecesario.

Si no, si no tienes la oportunidad, y necesitas consumir de un envase de un solo un solo uso, elige la mejor alternativa.

Elige algo que sea #infinitamentereciclable.

Y sobre todo ten cuidado, y elige #aguasinplastico